fbpx

Double me, double mandness – Ruslan

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque1

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque4

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque3
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque5
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque2
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque6

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque7

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque8

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque10
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque12
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque11
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque13

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque18

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque19
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque20

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque22

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque23

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque24
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque27
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque26
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque28

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque29

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque31

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque32

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque33
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque35
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque34
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque36

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque37

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque38
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque39

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque42

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque43
Fotografía de moda
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque47
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque44
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque46
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque48

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque49

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque50
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque51

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque52

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque53
fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque54

fotografia_publicitaria_moda_frustacion_rabia_bosque55

 

¿La fotografía de moda te da dolor de cabeza?

Doble me, double madness es el título de una sesión cargada de energía. Fue brutal ver como Ruslan consiguió duplicar su personalidad para crear una historia sobre miedos llena de locura.

¿Por qué otra vez yo? Esa es la pregunta que le destruye. Y no, no significa que algo haya vuelto a pasarle una vez más. No, esa pregunta es mucho más. Bien podría traducirse por ¿Por qué otro yo?

Una duda nunca viene sola, siempre va de la mano de más como ella. Y más, y más y más. Como un círculo vicioso del que no puedes salir. “¿Dónde estabas? ¿Dónde estabas cuando más daño me hice? Lo sé, estabas justo a mi lado. Tú eras quien me hacía daño. Nosotros lo hicimos.”

Puede parecer imposible. Dos Ruslan. ¿Dos? No, son muchos más. Pero sí, es posible. Igual que con las dudas, los miedos del primero crean al resto. Una noria de emociones en la que a veces estás arriba y otras abajo. En este caso es una noria particular. Unas veces estás abajo y otras más abajo aún.

“No volveré a confiar en ti”, piensa para si mismo. ¿Cómo hacerlo cuando eres tu propio enemigo? El enfrentamiento es inevitable. La lucha será feroz, sí, pero al menos sólo quedará uno. Y qué si el que sobreviva queda malherido. Y qué importa si el resto de su vida sólo son pedazos de un pasado mejor. Al menos, sólo quedará uno.

Ese pasado en el que creía ser alguien. Decían de él que no era una estrella del rock, que era una estrella hecha de rock. Mentiras. Palabras huecas que alimentan el ego. Ni si quiera servían como oxígeno a quien por aquel entonces se ahogaba tras cada escenario. Perdido en lo más profundo del bosque de su temor. ¿De qué le sirvió?

Y al final, un grito en el silencio. Atrapado en su propio eco pide ayuda. La seguridad de uno frente a la cobardía del otro. Lo mucho contra lo poco. Se supone que sólo puede quedar uno. También se suponía que jamás volvería a pasarle y mira: ¿por qué otra vez yo?

 

Transformamos la fotografía de moda en una historia

Deja un comentario


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies